Psicogeografía, en consulta somos dos.

Ya hemos hablado anteriormente de la psicogeografía. Hoy voy a hacer referencia a las distintas emociones que se pueden llegar a generar entre dos personas que interactúan entre si. Estas de se pueden dar tanto en una consulta médica, psicológica, de coaching, de terapia, con un abogado… en cualquier situación que enmarque a dos personas interactuando. Es algo que a veces se deja al azar, pero el impacto que surge de la propia relación física que se tiene con la otra persona es muy importante.

Dependiendo del efecto que se quiera lograr, tendremos que ser muy cuidadosos en las posiciones espaciales de las sillas, el sofá, butacas… o mixtos; butaca y silla, sofá y butaca, sofá y silla… También el tamaño de estas, no es lo mismo una silla más baja que otra, o una más grande que otra o una con reposabrazos y la otra no… O si se colocan objetos entre las dos personas; un mostrador, una mesa, una pizarra etc.

En los siguientes casos, las personas están al mismo nivel. Si miramos el dibujo, en la figura 1 – A esta en frente de B: Están de igual a igual, aquí hay una relación directa, la sensación es de enfrentamiento o confrontación, depende del espacio que haya entre las dos personas este será mayor o menor. Si se encuentran cara a cara a corta distancia creará una relación muy directa e intensa y puede ser tanto positiva como negativa. Si se distancian esta intensidad entre su interacción disminuirá.

En la figura 2 – C se encuentra bastante detrás de D, este es el sistema adoptado por Freud y posteriormente por su discípulo Carl Jung, aquí no hay ningún tipo de relación, es como si D estuviera solo, C solo tiene conexión con D a través del oído.

En la figura 3 – E y F están uno al lado del otro, ambos miran en la misma dirección, aquí se crea una sensación de compañeros y de socios, de miembros del mismo equipo, se crea un “nosotros”. Aquí no hay uno centrado en el otro, van los dos a la vez “de la mano”.

En la figura 4 – G esta ligeramente al lado y detrás de H, este le aporta apoyo o tutoría, G esta reforzando constantemente la actitud de H.

Y por último en la figura 5 – I está delante de J de forma cruzada, es decir, el pie izquierdo de uno esta al lado del pie izquierdo del otro. Esta posición es más relajada que la primera opción. Es también “un de igual a igual” pero sin enfrentamiento.

Ahora solo se trata de decidir que tipo de relación quiero crear con mi interlocutor y utilizar la psicogeografía que más se ajuste.

By | 2017-03-02T12:09:36+00:00 Octubre 17, 2013|Artículos, Blog|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X