¿Por qué cuando las mujeres dicen sí, quieren decir no? II

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– En la última sesión, hablamos de colores, ¿verdad?
– Sí -suelta unas risas-
– Vale, vale, ahora en serio, en la sesión anterior hablamos sobre “lo raras” que son las mujeres, y que te era muy difícil, saber cuándo decían sí, era sí o cuando era no.
– ¡Exacto! Le he estado dando muchas vueltas y sigo sin entender porque sois tan complicadas.
– Ok ¿Por qué crees que hacen eso?
– Ni idea.
– Me gustaría que lo pensaras un poco más.
– Vale… -después de unos minutos- lo que tengo claro es que mienten.
– ¿Mienten?
– Si, evidentemente.
– Puedes explicármelo.
– Ya te lo he dicho, yo les digo que solo quiero sexo y ellas me dicen que también y luego quieren más.
– ¿Y eso quiere decir que mienten?
– ¿Qué, si no?
– ¿No puede ser que cambien de opinión?
– ¿Qué cambien de opinión?
– Sí ¿No crees que sea posible?
– ¡No me lo había planteado! – abre los ojos como platos- vale, pero… ¿tan difícil es explicarse?
– ¿Explicarse?
– Sí, pongamos por caso que han cambiado de opinión, pero que ellas hayan cambiado de opinión no quiere decir que yo lo haya hecho también ¿no?
– … -silencio.-
– Es decir, ellas pueden cambiar de opinión, pero yo no.
– … -silencio.-
– Además ¿Todas cambian de opinión? ¡No me lo creo!
– Yo no he dicho que todas cambien de opinión, solo que podría ser otra explicación ademas de la de que son unas mentirosas.
– Esta bien, ahora tenemos las que mienten y las que cambian de opinión, pero no se enteran de que solo y digo solo, cambian ellas de opinión.
– Perfecto ¿se te ocurre alguna otra opción?
– No -se toma su tiempo- no, la verdad.
– De acuerdo, te repito entonces la pregunta ¿Por qué crees que mienten?
– ¿Qué por qué creo que mienten?
– Sí ¿por qué crees que lo hacen?
– Ostras, ahora no se que decir…
– … -silencio-
– Ahora creo, más bien, que están confundidas, o que se sienten muy solas.
– ¿Confundidas? ¿qué se sienten solas?
– Sí, mentir por mentir no tiene mucho sentido ¿no? Al fin y al cabo, las que lo acaban pasando mal son ellas.
– ¿Y eso como te hace sentir?
– Mal, todos nos hemos encontrado en esa tesitura, pero eso no es motivo para hacer lo que hacen. Montse, es acoso y derribo. Y no se dan cuenta que cuanto más pesadas se ponen más pasamos nosotros.
– ¿Qué puedes hacer para que esto cambie?
– Quizás ser más claro, no tomarme el primer sí como válido, explicarme bien sin tapujos y explicar lo que me ha sucedido anteriormente y que no soy de los que cambian de opinión.
– ¿Creés qué con esto lograras tu objetivo?
-Sí, creo que puedo ser más claro, no más borde, solo más claro y eso pasa por dar más explicaciones y si veo que no lo tienen claro… a por otra.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2014-03-22T21:10:48+00:00 diciembre 9, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X