Residencia, todos nos hacemos mayores

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Mi padre es un ingrato.
– …-Silencio-
– No entiende que es lo mejor para él.
– …-Silencio-
– Ya no sé como explicarselo.
– ¿Ya no sabes como explicarle, es lo mejor para él, es un ingrato?
– Sí.
– ¿Podemos ir por pasos?
– Claro, es muy fácil.
– Te escucho.
– Mi padre ya tiene una edad, y vive solo desde hace más de 15 años, en fin, desde que mi madre murió.
– … -Silencio-
– Y se niega a ir a una residencia.
– ¿Tiene algún problema que le impida seguir viviendo solo?
– Bueno, los achaques de la edad y que es muy mayor.
– … -Silencio-
– Pero en cualquier momento…
– ¿En cualquier momento?
– En cualquier momento le puede pasar cualquier cosa.
– ¿Te refieres a que le puede pasar cualquier cosa… como un accidente?
– Exacto ¿lo ves como es por su bien?
– ¿Igual que me podría pasar a mi o a ti?
– Es distinto.
– ¿Es distinto?
– ¡Claro!
– ¿Me lo puedes explicar? Yo no lo veo tan claro.
– Nosotras tenemos reacción de respuesta, pero él no.
– No lo sé, quizás tengas razón, pero me suena a creencia.
– …-Silencio-
– ¿Ese es realmente el problema?
– No te entiendo.
– Lo que te pregunto es, si es eso lo que realmente te preocupa, su seguridad.
– Claro.
– Si ese es realmente el problema y él no quiere ir a una residencia qué más se te ocurre que podrías hacer?
– ¿…?
– Bien, tú has aportado una solución y esta no le gusta ¿no?
– Montse, no se trata de que le guste o no, se trata de qué es lo mejor.
– Entiendo, y esta es según tú, la mejor opción.
– Sí.
– Para decir que es la mejor opción, quiere decir que han tenido que haber más opciones antes, me las podrías explicar.
– No hay más opciones.
– ¿Estás segura? Entonces cómo puedes decir que es la mejor, decir que es la única que te has planteado ¿no sería más correcto?
– Mmm…- Me mira con los ojos abiertos y hace una mueca con la boca- quizás tengas razón, pero…
– ¿Pero?
– Para todos sería mucho más práctico.
– ¿Para todos?
– Sí, lo mejor sería la residencia, así nos olvidamos del problema, estará bien cuidado y atendido…
– ¿El problema?
– … -Silencio-
– ¿Qué problema? Que yo sepa todavía no existe el problema.
– … -Silencio-
– Así podemos vender la casa y…
– ¿Vender la casa?
– Montse, no lo digas así.
– Así ¿cómo? solo he dicho ¿vender la casa?
– Ha sonado a reprimenda.
– ¿A reprimenda?
– Montse, ese dinero nos vendría muy bien.
– ¿Vendría muy bien?
– Sí, ya sabes como están las cosas, el trabajo esta muy mal, los niños tienen que ir a la universidad…
No lo dudo, pero me pregunto qué es lo realmente importante aquí.
– No te entiendo.
– Entonces lo importante aquí es… ¿lo mejor para tu padre o lo mejor para ti?

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2014-03-26T12:19:09+00:00 septiembre 25, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X