Resiliente o resiliencia

Termino que se aplica en la psicología positiva, psiquiatría y neurociencia, indica el poder de superación de las personas cuando han padecido un altercado o trauma, es la capacidad que tienen las personas para sobreponerse a períodos de dolor físico y emocional o incluso resultar fortalecido por éstos. También es el convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar que los resultados estén en contra. Este término se podría utilizar en diferentes situaciones cotidianas del día a día, en situaciones de fuerte y prolongado estrés, como por ejemplo el debido a la pérdida inesperada de un ser querido, al maltrato psíquico o físico, a enfermedades, al abandono, al fracaso, a las catástrofes naturales, entre otros. Y como no, en el ámbito laboral en un proceso de cambios y crisis.

Los emprendedores por ejemplo no se quedan fuera. Cuando las cosas no pintan bien, cuando todo parece que está en contra, cuando antes las cosas no salieron bien, cuando todos nos dicen -estás loco-.

Es cuando nos planteamos ¿por qué en las mismas condiciones hay otros que si se atreven (hay quien supera los altercados) y mejor aún por qué hay otros que se atreven y lo consiguen? Esta pregunta nos la hemos planteado muy a menudo y las respuestas más comunes suelen ser: es más joven, tiene más experiencia, tiene más dinero, tiene contactos, es más fuerte, tiene apoyo… me suena a escusas, si todos nos dejáramos arrastrar por estas respuestas…

Jamás habría emprendedores, ni personas que superasen sus traumas, enfermedades o altercados.

Entonces ¿por qué solo unos pocos consiguen lo que el resto no puede? Aquí vuelve a salir el termino resiliencia. La capacidad de cada ser humano es ilimitada y todos tenemos los recursos necesarios para superar situaciones por traumáticas que sean y poder conseguir nuestros objetivos, entonces… La diferencia radica en tener conciencia de ello, saber cómo encontrar esas famosas “herramientas” y la más importante creer en ello.

Veamos el primer paso, tener conciencia de ello, quiere decir que, esto tiene que estar incluido en nuestras experiencias, en nuestro mapa, si miramos hacia atrás y no encontramos ninguna vivencia que nos haga reconocer esto cómo real, entonces tendremos que buscar a alguien que si lo tenga en su mapa, para poder confirmar que sí, es real.

En segundo lugar saber encontrar las famosas herramientas, ¿qué quieren decir con esto? no paran de repetirlo una y otra vez pero ¿de qué se trata? Cuando se hace referencia a encontrar las herramientas de cada uno, te están diciendo que todos, para llegar al presente, hemos vivido diferentes experiencias, de ahí nuestro mapa del mundo, de la sociedad, de las cosas, de las situaciones y de la gente. Bien, cada uno ha aprendido a superar todas estas situaciones y para ello ha utilizado múltiples herramientas y conductas, pues bien, estas son las que ahora nos pueden volver a ser útiles, solo hay que volver a rescatarlas y seleccionar cuál nos puede ser más útil en cada momento. Recuerda que no todos tenemos que tener las mismas herramientas, cada uno tiene las suyas, ya es hora de sacarles el polvo y darles uso.

Y por último creer en ello, esta para mí es la más importante. Uno puede tomar conciencia incluso encontrar las herramientas indicadas pero si no cree que puede no servirá de nada. ¿Cómo podemos creer? Aquí suelen abordarnos los pensamientos como: ¿a mí?, esto le sucede a los demás, nunca me ha funcionado, es absurdo, no lo conseguiré… más excusas. Si le ha funcionado a nuestro vecino, quiere decir que a ti también, para creer que algo es posible es muy útil saber que le ha ocurrido a otra persona, y evidentemente, a cuanta más gente le haya pasado más creíble será, busca a tu alrededor y te sorprenderás, si no es suficiente pregunta a tus amigos, o busca por internet y veras. Lo que parecía imposible resulta que lo ha hecho posible un montón de gente por todo el mundo ante que tú. Pues ahí lo tienes. Adelante.

By | 2017-03-02T12:09:44+00:00 Septiembre 5, 2013|Artículos, Blog|2 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

2 Comments

  1. ramon antonio gonzalez garcia 23 Septiembre, 2013 at 22:00 - Reply

    A veces no comento pero, aqui sigo leyendo avidamente, tus aportaciones construyen mejores personas, con respeto GRACIAS

    • Montse Herrera 26 Septiembre, 2013 at 10:54 - Reply

      Muchas gracias por tus palabras.

Leave A Comment

X