Érase una vez, imaginación frente a los problemas.

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse, diga lo que diga, se saldrán con la suya.
– … -Silencio-
– Ellos siempre se salen con la suya.
– ¿Cuándo dices ellos, a quién te refieres?
– Al grupito de la facultad, siempre la lían, pero no se cómo lo hacen que siempre se libran y claro lo pagamos los demás.
– ¿Qué podrías hacer?
– ¡¿Qué podría hacer?!
– Sí, qué podrías hacer para que esto no continué así.
– Montse, no puedo hacer nada, ya te lo dicho siempre se salen con la suya.
– Esto me recuerda un cuento…

Érase una vez, en un lejano país, un hombre honrado fue injustamente acusado de asesinato. En realidad, el verdadero autor era una persona que gozaba de mucho poder y valiéndose de su gran influencia, hizo buscar a un chivo expiatorio para que pagara su crimen por él.
El hombre fue apresado y llevado a juicio, con la certeza de que sería declarado culpable. Estaban todos compinchados, el juez, los abogados. Aun así, el juez quiso que pareciera un juicio justo. Y por eso le ofreció al acusado una oportunidad.

– Es por todos conocida tu honradez, además eres un hombre justo y devoto del Señor, para que veas que soy justo voy a dejar que sea Él el que decida hoy. Vamos ha escribir en dos papeles iguales por separado las palabras, culpable e inocente. Y deberás escoger solo uno, será la mano de Dios la que decida.

Era evidente que estaba todo apañado y que no dejarían que saliera libre, en los dos papeles estaba escrita la palabra culpable, escogiera el que escogiera, sería acusado y llevado a la horca.

El juez, pidió que escogiera, y este respiró hondo, cerro los ojos y al cabo de unos minutos sonrió. Cojío uno de los papeles y rápidamente se lo metió en la boca y se lo trago.

El juez entro en cólera y le grito -¡¿Ahora cómo vamos a saber que decía el papel?!- A lo que el hombre contesto.- Muy fácil, lea el papel que queda y sabremos que decía el que me trague. El juez no tenia escapatoria y al leer lo que ponía en el papel que quedaba, -culpable- no tuvo más remedio que dejarlo en libertad.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:31+00:00 noviembre 29, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X