Me presentan al Sr. Grey

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

He de reconocer que me llamó la atención que todas las mujeres que asistían a mi despacho no podían dejar de hablar de un hombre, ¡del mismo hombre!, un tal Grey.

Después de escuchar, una y otra vez, las mismas historias sobre Grey, no pude evitar salir corriendo en busca de mi ejemplar del ya famoso personaje de ficción de la trilogía Cincuenta sombras de Grey, y… sí, reconozco que me enganchó. Lo que empecé leyendo con ojos de “Coach terapéutico” terminó siendo una lectura para la mujer, la mujer que también soy. Y al primer libro le siguió el segundo, y a éste el tercero. Terminé la trilogía pero no sin ganas de más.

Ahora bien, pongámonos serias ¿por qué, por qué este enganche? lo puedo entender en adolescentes, ávidas por devorar lo que no deja de ser, en el fondo, este libro: una gran historia de amor y sexo. Pero entonces, ¿por qué las mujeres de 35, 40, 45 y más edad, mujeres que ya están “curtidas” en estos temas, tienen tanta dependencia? ¿Por qué no pueden dejar de leerlo y releerlo una y otra vez? Está claro que han conectado con algo, con un gran vacío y con un mundo de sensaciones que no creían que podía existir, o que ya daban por desaparecido. ¡Bienvenidas a la montaña rusa de las emociones! Sí, estamos vivas.

En primer lugar, el personaje, me refiero al Sr. Grey, lo ha creado una mujer. Muy diferente hubiera sido que fuera un hombre su artífice. Fijaros, este personaje reúne todo lo que una mujer puede llegar a desear de un hombre. Grey, por muy pervertido o por muy oscuro que lo quiera pintar la autora, respeta lo que para una mujer es de vital importancia. En sus condiciones al establecer una relación con alguien deja claro que es fiel, que es sólo de una mujer, que jamás la compartiría con nadie… ¡Dios, cómo resistirse a eso! ¡Con lo que escasea el tema de la fidelidad! Y más cuando sabemos sobradamente que una de las fantasías más conocidas de los hombres es estar con dos mujeres a la vez. Sin comentarios… Pero eso no es todo, además el personaje respeta y excluye (en los juegos sexuales) de forma explícita a menores de edad y a animales y plantea igualmente llegar a un consenso de lo que sí y no se quiere hacer. En fin, un hombre atractivo, joven, millonario, triunfador, con poder, culto, con el rol de macho alfa muy bien definido que sabe tratar a las mujeres y, por tanto, un hombre inteligente. ¿Quién da más? sí, es verdad, tiene un lado oscuro pero… ¿Es tan oscuro como parece?

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:55+00:00 marzo 26, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X