Cuento de la hormiga y el hipopótamo

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

-Te veo muy irritada.
– Pues sí.
-Tú dirás.
– Si te cuento…
– Cuenta.
– Es que… de verdad, lo que no me pase a mí… – me mira esperando una pregunta que no llega. Después de unos segundos en silencio continua – ¡Es increíble!
– ¿Es increíble?
– Sí, sólo me podía pasar a mí.
– Veo que, sea lo que sea, te está superando.
– Sí, es que no sé qué hacer: si ponerme a llorar, si pegar a alguien, si gritar, si tirarme de un puente… ¡de verdad!… he llegado a planteármelo todo.
– Bien. Coge aire y respira. Ahora, cuéntamelo.
– Es que… ¡le pillé!
– ¿Le pillaste?
– Sí, Montse ¿qué he hecho mal?, ¿qué me falta?, ¿qué es lo que no he sabido hacer?
– En primer lugar, ¿a quién pillaste?, ¿haciendo qué? Y, en segundo lugar, ¿por qué crees que tiene que ver contigo?
– Montse, tú no lo entiendes.
– No, de momento no. Lo único que sé es que estás muy alterada y que no me quieres contar exactamente el porqué.
Se queda callada unos segundos mirándome fijamente y al final, con un hilo de voz, dice -Pillé a mi novio en la cama con… ¡con otro! – sin poder contener las lágrimas se hecha a llorar desconsoladamente
-¿Lo entiendes? Si lo hubiera pillado con otra mujer sería más fácil pero… ¡con un hombre! ¡No entiendo nada!
– De acuerdo, ¿has hablado con él?
– ¿De qué?, está todo claro ¿no?
– ¿Tú crees?
– Sí.
– Bien, ¿sabemos si fue algo puntual?, ¿si es homosexual?, ¿si es bisexual?
– ¿Cómo?
– Estaría bien que lo pudieras hablar.
– ¿Qué cambiaría eso?
– Bueno, has dicho que si te hubiera sido infiel con una mujer sería más fácil.
– ¡Claro!
– ¿Claro?
– Eso se puede entender.
– ¿Se puede entender?
– ¡Sí! Pero esto es diferente.
– Bien, aquí hay dos temas: primero, que entiendas como normal que tu pareja te engañe con otra mujer y no con un hombre, este tema lo volveremos a retomar. Y la segunda cuestión es ¿por qué te sientes responsable de que a tu novio le gusten los hombres?
Hoy sólo queda tiempo para que te cuente uno de mis cuentos favoritos y el próximo día seguimos ¿te parece?
– Perfecto.

Era un día soleado en la sabana y todos los animales se divertían dándose un baño. En eso que llega la hormiga muy, pero que muy enfadada y empieza a chillarle al hipopótamo que estaba en la charca: «¡Sal ahora mismo!» le gritó la hormiga desde la orilla al hipopótamo. « ¿Por qué?» Le preguntó intrigado el hipopótamo. «¡Te digo que salgas!» Volvió a gritarle «¿Qué te pasa, por qué estás tan enfadada?» El hipopótamo no entendía nada. «¡Ufff, qué salgas ahora mismo!» Volvió a insistir la hormiga. Al final el hipopótamo, harto de los gritos de la hormiga, decidió salir del agua. «Bien» dijo la hormiga «quería comprobar que no llevabas puesto mi biquini.»

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:53+00:00 mayo 8, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X