Érase una vez, mi hijo es diferente

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse, estoy muy angustiada.
– ¿Cuál es el motivo?
– Mi hijo empieza el colegió este año.
– … -Silencio-
– Ya sabes que mi hijo es diferente, no es como los otros niños.
– ¿Y cuál es el problema?
– Me dan miedo los otros niños, ya sabes lo que dicen.
– ¿Qué es lo que dicen?
– Que los niños son muy crueles.

Esto me recuerda un cuento.

Érase una vez en un pueblo muy lejano…
El pueblo entero estaba de celebraciones, era el día de Navidad, era el día en que todos los niños del pueblo representaban el nacimiento de Jesús. Esta era la obra más importante, por eso los niños ensayaban durante todo el año para que saliera perfecta. Pero aquel año había un niño que era especial, era diferente, tenia problemas. El también quería participar en la obra, pero por su condición se había quedado fuera, siendo así el único niño que no participaría en la obra. El niño había insistido sin parar, pero su madre no quería que el niño actuara por miedo a que quedara en ridículo y de que todo el mundo se riera de él. -Es por tu bien- le explicaba su madre.

Era tanta la ilusión que le hacia que no paro de insistir, al final la profesora recelosa accedió a darle un pequeño papel, algo que fuera fácil. El papel fue el de posadero, el posadero que rechaza a la Virgen y a José porque la posada esta completa. Era la hora, todo el mundo estaba en su sitio, el teatro estaba a rebosar todo el pueblo había acudido. Cuando llego la parte en que José y María llegan a la posada, era el turno del niño especial (el niño con problemas). Paso algo inesperado.

José llamó a la puerta y salió el posadero, este tan solo tenia que decir que estaba lleno, pero… hecho una mirada a la pareja que parecía que estaba cansada y hambrienta, vio a María embarazada de Jesus, al niño especial (el posadero) se le llenaron los ojos de lagrimas y les dijo.
– La posada esta llena –  y como estaba escrito en el guión, pero añadió- de todas formas pasar, os serviré algo de comer y de beber y María puede dormir en mi cama, yo dormiré en el suelo.

Se produzco un gran silencio en la sala, a muchas personas se le saltaron las lagrimas y otras rompieron en aplausos. La obra fue un éxito la mejor que recordaban en mucho tiempo, aunque la representación no fue fiel a la historia, el niño especial, el que era diferente les enseño una lección de amor, les recordó el verdadero significado de la navidad.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:40+00:00 Septiembre 13, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X