El enemigo esta dentro de la empresa

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– No entiendo, como puede funcionar la empresa en la que trabajo.
– ¿…?
– ¡Es increíble! Así no hay forma de que las cosas salgan bien.
– ¿A qué te refieres?
– Siempre se habla de que el enemigo esta fuera, ¿no?
– ¿…?
– Resulta ser todo lo contrario.
– No se ha donde quieres ir a parar.
– Mira, yo no tengo ningún problema en gestionar el día a día en mi trabajo, no tengo problemas con la competencia, ni con los clientes, ni tan siquiera con los proveedores. Pero otra cosa muy distinta es…
– ¿Es…?
– Mi propio departamento, mis compañeros. La verdad no se porque los llamo así.
– ¿Quieres decir que los problemas los tienes dentro de tu propia empresa?
– Eso mismo, se que suena horrible, pero es así. Y estoy harta de luchar, para que me escuchen, para que me vean.. ¡estoy harta!
– ¿Puedes ser más concreta?
– Yo puedo entender que tenga que lidiar con los de fuera, eso forma parte de mi trabajo y hay días mejores y días peores. Pero que me hagan la zancadilla la gente que trabaja conmigo, cuando se supone que somos un equipo y todos tendríamos que estar coordinados para poder ayudarnos y colaborar. No lo entiendo, de verdad no entiendo como no se ha ido a pique.
– Creo que ya me he hecho una idea, entonces… ¿en que te puedo ayudar?
– Ya me esperaba esta pregunta, y la verdad no creo que puedes hacer nada al respecto.
– Si crees que no puedo hacer nada al respecto… ¿para que has venido a verme?
– Ya, tienes razón, pero al menos me he desahogado, no puedo hablar de esto con nadie.
– Bien, ya tenemos algo con lo que empezar. Si te parece, en primer lugar necesitas desahogarte y poder verbalizarlo en voz alta ¿si?
– Si.
– Y por otro lado parece ser que crees que no puedes hablar del tema con nadie más ¿es así?
– Mmm…si.
– Entonces empecemos por aquí.
– De acuerdo pero… esto no solucionará el problema que tengo con mis “compañeros” del despacho ¿no?
– No lo se.
– ¿No lo sabes?
– La verdad es que no.
– ¿…?
– Cuando te he preguntado en que te puedo ayudar. Tu misma me has dicho que no creías que yo pudiera hacer nada.¿no?
– Si.
– Dime ¿por qué crees que no puedo hacer nada?
– Porque tu no puedes hacer nada por cambiarlos, supongo…
– ¡Exacto! si lo que pretendes es cambiar a tus compañeros, estas focalizando el problema hacia fuera, eso ya no depende de nosotras. Si lo que quieres es que no te afecte la conducta de tus compañeros, esto si depende de ti.
– Lo entiendo.
– Entonces… empecemos por algo sencillo.
– ¿…?
– Empecemos… ¿qué te parece si te desahogas y yo te escucho? Y luego me explicas porque crees que no se lo puedes explicar a nadie más…

Continuará

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:36+00:00 octubre 14, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X