Larry Crowne, nunca es demasiado tarde II.

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– En la sesión anterior hablamos de tu situación. Te encontrabas muy decaído y llegamos a la conclusión de que si mejorábamos el tema laboral las cosas irían mejor ¿Sí?
– Sí.
– También te recomendé que vieras una película, ¿la has podido ver?
– Sí, ya la había visto pero no me acordaba y la he vuelto a ver.
– Y ¿qué te ha parecido?
– Esta muy bien pero ¿no sé en qué se puede parecer su caso al mío?
– ¿No?
– No, la verdad, a él le encanta su trabajo y yo detesto el mío, a él lo despiden y a mí… ojalá, no hay manera.
– Jajaja…ya veo, totalmente opuesto.
– Exacto.
– Bien, vamos a abrir un poco el ángulo de visión, ¿te parece?
– Sí.
– Estoy de acuerdo va de un hombre que adora su trabajo y que lo despiden. Hasta aquí estamos de acuerdo.
– Sí.
– Bien, fíjate, ¿no es un niño no?
– Cierto, tiene una edad, en eso sí que nos parecemos.
Perfecto, él carece de estudios el cual es uno de los motivos por el cual lo despiden ¿verdad?
– Sí. Pero rápidamente se replantea su vida y se deshace de lo que le sobra para empezar una nueva vida.
– Y ¿qué hace para lograrlo?
– Empieza a estudiar.
– Y ¿le resulta fácil?
– Al principio yo creo que no, en primer lugar él es el más mayor, todos sus compañeros son chavales de la edad de mis hijos y no creo que eso sea fácil. Pero a medida que avanza le va resultando más y más fácil.
– !Perfecto!
– Esta persona se encontró sin trabajo de un día para otro, con una edad (laboralmente hablando), sin recursos, sin estudios y con un hipoteca…
– Sí.
– Pero él, en vez de darse por vencido, ¿qué hace?
– Ya veo a donde quieres ir a parar. Busca soluciones.
– Exacto.
– No se queda sentado en un rincón compadeciéndose de sí mismo. ¡Busca soluciones! ¿Quieres decir que, todo es proponérselo, que sería mejor que en vez de seguir compadeciéndome de mi situación intentara buscar soluciones?
– Sí, ¿qué se te ocurre? ¿por donde podrías empezar?
– En primer lugar, tener claro que la edad tiene su parte negativa, pero también tiene una positiva, la experiencia.
– Perfecto, ¿qué más?
– Puedo replantearme qué sé hacer y, como dices tú, hacer una lista de las cosas que sé hacer y otra de las cosas que me gustan y ver cómo con todo eso puedo ganarme la vida.
– ¿Y?, ¿o?
– También puedo enfocar las cosas positivas que tiene mi trabajo e intentar potenciarlas y minimizar las negativas.
– Perfecto, sigue trabajando con todo esto y lo hablamos el próximo día.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:38+00:00 Octubre 1, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X