Mis padres no quieren que les presente a nadie más

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse he leído uno de tus posts, ese que habla de una mujer que esta enfadada por que su pareja no la quiere presentar a sus padres.
– Sí.
– A mi me pasa todo lo contrario.
– Tu dirás.
– No entiendo qué le pasa a mi familia.
– ¿A qué te refieres?
– No quieren conocer a nadie más.
– ¿No quieren conocer a nadie más? Sigo sin entenderte.
– Cada vez que quiero presentarles a mi pareja, se niegan en rotundo y no quieren saber nada.
– ¿Y eso es un problema?
– Evidentemente, yo quiero hacerles participes de mi vida, además… ¿Por qué mis hermanos pueden y yo no?
– … -silencio-
– Montse ¿qué les pasa?
– Cuándo dices pareja… ¿A que te refieres?
– ¡¿Qué pregunta es esa?!
– ¿A que te refieres?
– ¿A qué me voy a referir? A la persona que esta conmigo.
– Y cuándo dices cada vez, ¿a qué te refieres?
– Pues exactamente a eso, que cada vez, es decir siempre, mi familia se niega y me dicen que no quieren saber nada.
– ¿Esto pasa muy a menudo?
– Pero ¿qué te pasa? ¿Por qué me haces estas preguntas?
– Porque me has preguntado que es lo que le pasa a tú familia, por eso.
– ¿Y esto qué tiene que ver?
– Quiero aclarar algunos conceptos, para saber de que estamos hablando.
– ¡Ya te digo yo de que estamos hablando! Mi familia la tiene tomada conmigo y cualquier cosa que haga esta mal vista ¡eso es lo que pasa!
– Si ya sabias la respuesta ¿por que me lo has preguntado a mi?
– … -se queda callada y mira hacia abajo-
– ¿Por qué crees que tú familia la tiene tomada contigo y considera que cualquier cosa que hagas esta mal?
– ¡No lo se! -rompe a llorar-
– Si te parece, vamos por pasos.
– Sí.
– Cuándo dices “cada vez que quiero presentarles a mi pareja, se niegan en rotundo y no quieren saber nada”. Me da la sensación que eso, ocurre muchas veces y lo que estaba intentando averiguar es si eso es así.
– ¿Muchas, muchas? Quizás unas cuántas.
– También quería saber si todos ellos los considerabas parejas estables, si ya llevas algún tiempo saliendo con ellos.
– A veces sí, a veces no. ¿Qué más da?
– Eres muy joven, no creo que haya habido tiempo suficiente para tantos intentos. ¿O sí?
– Bueno… unos cuántos sí, ¿pero eso qué más da?
– ¿Tu familia siempre ha tenido esta actitud?
– No.
– Y ¿por qué crees qué ha cambiado?
– No tengo ni idea.
– ¿Recuerdas cuál fue la primera vez qué te pusieron pegas?
– Sí, perfectamente, me dijeron textualmente “no queremos que nos presentes a ningún hombre más hasta que no te haya pedido matrimonio y tengáis fecha”. ¿Te lo puedes creer?
– Y ¿por qué crees que te dijeron tal cosa?
– Porque son unos moralistas, por eso. Si mis hermanos varones tienen muchas novias es normal, pero si yo quiero tener muchas parejas eso esta mal. ¡Hipócritas!
– ¿Quizás estás compitiendo con tus hermanos?
– … -se sonroja- quizás, ¿hay algo de malo?
– No lo se, dímelo tú.
– … -silencio-
– Entonces… vamos ha repasar, tú crees que tus padres y hermanos son unos moralistas porque para ellos es normal que los varones puedan salir con muchas chicas y que es incorrecto que tu hagas lo mismo. ¿Si?
– Sí, bueno, que yo haga lo mismo pero con chicos. -rompe a reír-
– De acuerdo, con chicos. -ahora reímos las dos-
– ¿Qué paso antes de eso? me refiero a ¿qué paso con la última relación que aceptaron conocer?
– Solo ha pasado con uno, con mi primer novio, me costo mucho presentarlo ya sabes, cosas de críos.
– ¿Cuánto tiempo duro la relación?
– Once años.
– ¿Once años?
– Si, toda una eternidad.
– ¿Y qué relación tenía con tú familia?
– Era uno más, imagínate, amigo intimo de mi hermano mayor, mis padres lo adoraban.
– ¿Ese podría ser un motivo para que no quieran conocer a ninguna pareja más?
– No me lo había planteado. -respira, se toma su tiempo- es cierto, todos se quedaron muy mal, nadie se lo esperaba, todos daban por hecho que nos casaríamos, pero un día decidí que quería más, no se, otras cosas y lo deje. Creo que nunca me lo perdonaron.
– ¿Has hablado con ellos sobre esto?
– No, de esto hace mucho tiempo.
– ¿Qué te parece si les explicas cómo te sientes y retomas el tema?
– Creo que sí, ya es hora de explicar el porqué y aclarar varias cosas.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:23+00:00 marzo 5, 2014|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X