Érase una vez, preguntas cerradas y mentiras 2

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse, ¿por qué sigo haciendo una y otra vez lo mismo?
– A qué te refieres
– ¿Por qué me creo sus mentiras?
– Dímelo tú
– No lo sé.
– ¿Seguro?
-Te voy a contar un cuento que leí hace muchos años.

Es una de esas historias que empiezan por érase una vez… en un país lejano vivía un monarca temido por todo su pueblo, era conocido como un hombre malvado y codicioso, que no le importaba las penurias de su pueblo si con ello veía satisfechas sus necesidades de ser el hombre más rico y poderoso de la región. En el reinado también vivía un maestro por todos querido y respetado, que veía día tras día como el pueblo iba sucumbiendo a la tiranía del monarca. Harto un día decidió poner fin a esa situación. Se reunió con sus discípulos y…
Llego el día del cumpleaños del rey y como era la costumbre este salía a pasear con su carroza por todas sus tierras, obligando a su paso a que todos los aldeanos se postrarse ante él. Cuando se cruzó con el primero de los discípulos del maestro, este no se postro.
– Sabes que el castigo por no postrarte ante mí es la muerte -dijo el monarca-.
– Sí, mi señor.
– ¿…? Bien si eso es lo que quieres…
– Gracias mi señor.
De entre la multitud, otro discípulo grito
– Señor matarme a mí, no a mi grito otro, no a mí, añadió un tercero y un cuarto y hasta una veintena de jóvenes pidieron ser ejecutados.
El monarca desconcertado se retiró a su castillo y mando llamar al maestro.
– Dime qué es lo que está ocurriendo, por qué todos quieres ser ejecutados -El maestro no dijo nada-.
– ¡Habla! -Grito enfurecido el monarca-.
Silencio.
– ¡Te lo ordeno!
Silencio.
– ¡Responde!
Silencio.
Lo torturaron hasta casi dejarlo muerto, y el rey hizo llamar a sus discípulos, tras la amenaza de matarlo si no confesaban, finalmente uno claudicó.
Señor dicen los libros sagrados que el primer hombre que muera ejecutado hoy después de la puesta del sol se volverá inmortal.
Al oír esas palabras el rey no podía salir de su asombro ya que era lo que el más deseaba de entre todas las cosas, la inmortalidad. En ese momento el rey ordeno su propia ejecución. Al final del día el rey fue ejecutado y de esta forma su pueblo liberado.

-Montse por qué se creyó esa mentira, era obvio que le estaban mintiendo. Hasta yo me hubiera dado cuenta.
-Por una simple razón, porque quería creerla.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:51+00:00 mayo 24, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X