Érase una vez, El valor de las cosas.

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

Adolescentes y padres II

– Montse, no lo entiende.
– Vamos por pasos ¿Quién y qué es lo que no entiende?
– Mi hijo, no entiende que las cosas no caen del cielo, ¡no le da valor a nada!
– ¿A qué tipo de cosas te refieres?
– A cualquier cosa, él se piensa que su padre y yo somos ricos y que puede pedir cualquier capricho, no es consciente de lo que cuesta ganárselos.
– ¿Cuántos años tiene tu hijo?
– Cumple 16 dentro de dos meses.
– Si te pregunto cómo sabes que él no valora las cosas…
– Porque lo pierde todo. El otro día sin ir más lejos perdió el tercer iPhone 5 en un mes ¡tú crees que es posible!
– ¡No, la verdad me parece increíble!
– ¡Lo ves!
– Lo que me parece increíble es que un niño o adolescente de 15 años ya haya tenido tres iPhone 5, ¡eso es lo que me parece increíble!
– Silencio- me mira con cara de asombro y vergüenza- pero…
– ¿Pero?
– Es que ya sabes cómo son los adolescentes, si no les das lo que te piden…
– No, no lo sé, ¿cómo son los adolescentes cuándo no les das lo que te piden?
– Se enfadan y pueden ser… muy insoportables.
– Perfecto, entonces ¿quieres decir qué en vez de gestionar sus enojos, preferís darle lo que pide?
– Mmm… si, algo así.
– Bien, es una alternativa, ¿puedes volver a repetirme el motivo de la consulta de hoy, por favor?
– Claro, mi problema es que mi hijo no valora las cosas, y se piensa que el dinero nos cae del cielo.
– Perfecto, si tu hijo cada vez que quiere algo, se lo dais sin rechistar, ¿qué crees qué está aprendiendo?
– Mmm… -se toma su tiempo y responde- que le queremos. ¿No?
– Bien este será otro tema, si te parece para tratar el próximo día.
– ¿…? De acuerdo.
– Continuemos, ¿entonces de qué manera le estáis enseñando a vuestro hijo lo que cuestan las cosas y que el dinero no cae del cielo?
– Pues, se lo decimos… le decimos que las cosas no caen del cielo y que todo vale mucho dinero y que no somos ricos. Se lo hemos dicho un millón de veces.
– ¿No ves alguna incongruencia?
-¿Incongruencia?
– Sí.
– No te entiendo, se lo dejamos bien claro.
– Sí, ya lo veo… imagínate que tú eres él ¿de acuerdo?
– Sí.
– Y quieres un  iPhone 5 ¿vale?
– Sí.
– Llegas a casa y se lo pides a tus padres.
– Sí.
– Bien y estos te sueltan otra vez el “rollo” de que las cosas no caen del cielo, que no son ricos, que cuesta mucho ganárselos…
– Sí.
– ¿Y entonces, tu qué haces?
– Insisto.
– Bien, ¿y tus padres que hacen?
– Vuelven a decirme lo mismo.
– ¿Y tú qué haces?
– Vuelvo a insistir, hasta que me salgo con la mía.
– Perfecto y ahora ¿qué es lo que has aprendido?
– Silencio, y cara de asombro- pero Montse tendría que saber, tendría que darse cuenta, ya tiene edad para valorar las cosas.
– ¿Y tú crees que no las valora?
– ¡No!, está claro ¿no?
– Yo diría que no valora las cosas como tú, ¿qué no es lo mismo, no?

Te voy a contar un cuento, de esos que hacen pensar…
En un pueblo muy lejano vivía un anciano artesano, que sentado delante de su puerta fabricaba cestos de mimbre. Un día aparecieron por el pueblo unos turistas de la ciudad. Estos se quedaron maravillados con el trabajo del anciano y decidieron comprarle uno de sus cestos. – Buenos días, ¿a qué precio están los cestos? – a 5 euros -respondió el anciano. Durante la noche le dieron vueltas a la idea de que sería un buen negocio vender los cestos en la ciudad. Dicho y hecho, por la mañana fueron a ver al artesano. – Queremos comprarle 100 cestos más, ¿a qué precio nos los deja? – 100 cestos… -murmuro el anciano- si, a 1.000 euros – perdón, debe haberse equivocado, si un cesto vale 5 euros por 100 cestos serían 500 euros y por el hecho de comprarle 100 tendrían que ser más baratos. – No, no me he equivocado-. -Un cesto vale 5 euros y 100 valen 1.000 euros, yo hago cestos para entretenerme y si además me saco unos euros perfecto, pero si tengo que hacer 100 cestos ya no es hobby, es un trabajo.

– No hay que dar nada por hecho. Lo que es importante para uno, no tiene porque serlo para el otro.

Continuara…

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles

By | 2017-03-02T12:09:49+00:00 junio 14, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X