Me quiere pero no lo sabe

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

-Montse ¡me va a volver loca!
– ¿Quién?
– Él.
– ¿Quién es él?
– Luis.
– ¿Y por qué, te va a volver loca?
– Porque me quiere con locura pero todavía no lo sabe.
– ¿Perdón?, ¿Luis te quiere con locura pero todavía no lo sabe?
– Sí.
– ¿Y tú como lo sabes?
– Montse, las mujeres notamos estas cosas,
– ¿Cuantas veces las has notado tú, antes?
– Mmm… No es lo mismo. – Contesta de malas ganas-
– ¿No es lo mismo?
– No, porque era más joven y no tenía la experiencia que tengo ahora y por qué eran….
– ¿Eran….?
– Pues… unos impresentables.
– Aun así tú creíste que lo sabias ¿verdad?
– Si… -contesta a regañadientes-
– Y ¿ahora cuál es la diferencia?, ¿por qué crees qué ahora sí?
– Porque lo siento.
– Pero, ¿cómo puedes sentirlo tú y el no saberlo?
– Ya sabes cómo son los hombres.
– ¿Cómo son los hombres?
– Bueno les cuesta asumir sus sentimientos, tienen miedo, pero, ¡yo no!, yo sé que él incluso me quiere más de lo que le quiero yo… ¡y eso me asusta!
– ¡Huy, huy! Espera, no corras que me pierdo.
– Además de que “sin el saberlo te quiere con locura” además a ti te asusta que “te quiera más de lo que tú le quieres a él”, ¿no estás dando demasiadas cosas por sentadas?
– ¡Ves cómo me está volviendo loca!
– ¿Él te está volviendo loca? ¿Estas, segura?
– Pues claro, quién sino, no te entiendo, ya te lo explicado.
– Yo no tengo tan claro que él sea el que te está volviendo loca.
– … -Silencio-
– Vamos por pasos, exactamente Luis ¿quién es?
– Cómo qué quién es, pues mi futuro marido.
– Tu futuro marido, es decir ¿tu novio?
– Todavía no.
– Todavía no sois novios, ¿entonces sois pareja?
– Todavía no.
– ¿Entonces sois amigos que os estáis conociendo?
– Tampoco exactamente.
– Bien, pues ¿me puedes explicar qué sois exactamente?
– Es que es un poco más complicado.
– Tú dirás.
– Bueno es que se está separando de su novia…
– Ya entiendo, ¿desde cuándo se está separando?
– ¿Qué quieres decir?
– Es fácil, ¿cuánto hace que se está separando de su novia?
– …-Silencio-
– Lo preguntare de otra forma, ¿cuánto hace que lo conoces?
– Hace dos meses.
– ¿Bien y desde cuánto hace que te dice que se está separando de su novia?
– Desde el primer día.
– De acuerdo, entonces tenemos que Luis tiene novia y que desde hace dos meses que lo conoces se está separando de ella, ¿voy bien?
– Sí.
– Perfecto, y según tú es tu futuro marido, aunque él no sabe lo mucho que te quiere, y… tu estas asustada porque según tú, te quiere más de lo que le quieres tú. Y esto está haciendo que te vuelvas loca. ¿Me he dejado algo?
– No, tal cual.
– Entonces ¿qué tipo de relación según tu estáis teniendo?
– Muy apasionada. En cuanto tiene un momento me llama y…
– ¿Y…?
– Lo dejo todo, me da igual, con tal de estar con él.
– ¿Estamos hablando de sexo?
– Sí.
– ¿Solo sexo?
– Sí, de momento.
– ¿De momento?
– Cuándo por fin pueda dejar a su novia, y se dé cuenta de que está loco por mí.
– ¿Cuándo por fin pueda dejar a su novia?, lo dices como si algo se lo impidiera ¿qué se lo impide?
– Es muy complicado… ella está loca y le amenaza con suicidarse si la deja.
Sí que está complicado, sí.
– Y ¿cuánto tiempo crees que aguantara, esta situación?
– No lo sé.
– ¿Y cuánto tiempo la aguantaras tú, antes de volverte loca?
– Tampoco lo sé.

Continuará…

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:46+00:00 Julio 25, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X