Estoy perdida IV

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

En la última sesión…
– Repasemos, ya sabemos lo que es que algo sea ecológico para nosotros, también que muchas veces proyectamos soluciones en lo que no tenemos antes de aprovechar los recursos de los que ya disponemos ¿no?
– ¿Que quieres decir exactamente?
– Que tú proyectas en tener un tipo de trabajo, felicidad, libertad y la necesidad de que te respeten.
– … -Silencio-
– Cuando para conseguir esas tres cosas no es necesario ese trabajo porque ese trabajo no te las va a dar puede ayudar si, pero solo eso.
– Ya veo.
– Bien, pero aún no hemos solucionado el tema ¿no?
– La verdad ¿no sé qué decir?
– … -Silencio-
– Me he dado cuenta de que no puedo delegar esas cosas a un trabajo, la responsabilidad es mía.
– Bien.
– En segundo lugar, hay cosas que son más importantes para mí y que no había tenido en cuenta.
– ¡Perfecto!
– Pero me gustaría que me ayudases también a…
– ¿A…?
– Encontrar algo a lo que pueda dedicarme, algo para que me sienta orgullosa y disfrute, que cuando me levante por la mañana tenga una sonrisa.
– Bien, manos a la obra. Coge papel y boli. Vuelve a marcar una línea que separe la hoja en dos partes de forma vertical.
– Ya.
– Perfecto, ahora quiero que en la primera escribas todos tus hobbys, aficiones, lo que te gusta hacer, cualquier cosa que haga que te nazca una sonrisa, ese tipo de cosas, lo que sea. Por ejemplo ir al cine.

Después de un rato…

-Montse, ya está.
– Si son pocos quiere decir que tienes que probar cosas nuevas. ¿Vale? Ahora en el otro lado quiero que escribas que tipo de trabajo se podría realizar parta conseguir eso o que esté relacionado con eso. Por ejemplo, a mí me encanta ir al cine y me sirve para hacer terapia.
– ¡Ostras! Es cierto utilizas las películas en la consulta para hacer terapia y las escribes en el blog.
– Exacto y lo mismo puedes hacer tú.
– ¿De verdad?
– Se trata de encontrar aquello que te hace sentir bien y como puedes reconducir eso para que se convierta en tu forma de vida.
– ¿Y ya está?
– Lo normal es hacerlo al revés, buscar un trabajo para que nos haga sentir bien cuando en realidad el trabajo debe salir de lo que ya nos hace sentir así. Una vez más se trata de un cambio de enfoque.
– ¡Genial!
– Bien, estos son los deberes para casa. La próxima sesión miraremos si el objetivo es correcto para ti. Y como llevarlo a cabo.

Continuará…

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.

By | 2017-03-02T12:09:45+00:00 Agosto 30, 2013|Blog, En la consulta|0 Comments

About the Author:

Importante: Por cuestiones legales y éticas no puedo en ningún caso dar respuesta vía e-mail a personas que no sean pacientes sobre: recetas, posologías, hacer valoraciones y mucho menos dar diagnostico alguno. Para cualquier otra duda o comentario, estaré encantada de poder ayudarte.

Leave A Comment

X